Trilogía de Montaña - Recordando una hazaña del club “13” de exploradores vidriera

(Relato de Nicolás Andrade publicado en la gaceta Vidriera, en Octubre 24 de 1952)

Lo que fue la trilogía de montañas para nosotros, es una hazaña modesta, que quizás esté bien o no relatarla; pero se la vamos a describir y por anticipado pedimos nos dispensen los errores o apasionamientos.

Estando en una junta ordinaria de nuestro querido Club “13” de excursionistas de Vidriera, a alguien se le ocurrió la gran idea de que se hiciera por el club un recorrido sobre los tres picos más populares y conocidos, cercanos a Monterrey, o sea el Pico Norte del Cerro de la Silla, el Piloto del Cerro de las Mitras y la Ventana de la Sierra Madre, este último pico se discutió por que se había propuesto el Pico Central de la “M” de la Sierra Madre, se llegó a la conclusión que era muy peligroso este último lugar, por el natural cansancio del ascenso a los anteriores y se deshecho, quedando la ventana. Se acordó quienes serían los más capacitados pues viendo bien la cosa era muy dura, con solo pensar que el ascenso de un solo pico de esos es algo cansado, para los tres se necesitaría bastante esfuerzo. Ya estudiando la cosa nada se perdía con intentarlo y se nombró a Miguel González como guía, Héctor Flores, Raúl García y Nicolás Andrade de retaguardia, inmediatamente se hizo una colecta entre los compañeros del club, pues se necesitaría algo de dinero para esa excursión; se designó como juez al Sr. Serafín Vázquez, cronista deportivo y compañero nuestro, quien acepto acompañarnos a dichas ascensiones.

Fue el 18 de abril (de 1951) fecha tan significativa para nosotros, siendo las cuatro de la mañana nos juntamos los que debíamos de intentar dicha prueba, a las 5 de la mañana de ese día abrileño llegamos a la Ladrillera de donde debíamos de partir, estuvimos acompañados por el compañero Roberto Blanco y el compañero Serafín Vázquez quien nos indicó que estaba listo él cronometro; persignándonos y pidiéndole a la Virgen de Guadalupe que nos ayudara, partimos los cuatro y empezamos la ascensión del Pico Norte, siendo un record para nuestro club, pues llegamos exactamente a las 7:10 hrs. permanecimos 10 minutos en la cumbre y regresamos después de haber dejado una constancia y sacado algunas fotografías, llegando al punto de partida haciendo un tiempo de 3 horas 31 minutos a dicho Pico; siendo felicitados por algunos compañeros que nos esperaban, el compañero González cumplió como buen guía; luego tomamos el camión que nos trasladó al pie del Pico del Cerro de las Mitras, un lugar denominado el Papalote, el segundo punto de partida donde el compañero Serafín Vázquez ya estaba con el cronómetro listo, eran las 10 en punto, ya estaba el sol calentando duro cuando Empezamos la ascensión del Piloto, como a mitad del camino nos cambiamos de botas por más confortables tenis, prosiguiendo la marcha y sintiendo los estragos de la sed, una sed terrible.

Cortando el camino recto llegamos hasta donde sabíamos se encontraba un bote con agua, satisfecha la sed, continuamos pero no sin antes haber perdido como 15 minutos llegamos donde empieza el escalamiento duro y sacamos la piola que nos había facilitado el compañero Román Aguirre, q.e.p.d., habiéndonos recomendado que se la cuidáramos mucho, pues era con que bajaba las cajas de los muertos, y acordándose de eso nadie quería colgarse de la piola, con todo y eso proseguimos nuestro ascenso en la cumbre llegando a las 13 horas 33 minutos, descansamos un rato tomando fotografías bajando a las 13:45 Hrs. y llegando al punto de partida a las 15:32 Hrs. llegamos como es natural un poco cansados pero muy gustosos y alegres por ser el segundo pico conquistado sin ningún accidente gracias a Dios, y con bromas y todo el compañero Serafín Vázquez nos dijo que habíamos hecho un tiempo total de 5 horas 32 minutos, Raúl García le pidió descontara los 15 minutos perdidos en tomar agua pero él se negó, pues el cronometro no debía devolverse por ningún concepto.

Luego tras de tomar algunos alimentos y cambiarnos de zapatos, no sin antes curarnos algunas escoriaciones en los pies, proseguimos el viaje cantando y muy alegres pues ya teníamos el segundo pico conquistado, pero estábamos en las dudas del triunfo en el tercero que era la Ventana, para ese entonces el sol estaba todavía muy caliente y tomando unas coca colas nos repusimos un poco. Llegamos a la puerta de pago de Chipinque y nos bajamos del camión que nos trasladó en todos los viajes, nos preparamos para terminar la Trilogía, y juntos los cuatros nos preguntó el jefe del grupo Miguel González, que como nos sentíamos y que sí alguno se sentía mal que se quedara pero a todos nos sobraban unas pocas de energías para seguir, le pedimos el tiempo al compañero Serafín y el arregló su cronómetro marcándonos la salida y partimos los cuatro que nos habíamos echado a cuestas esta prueba, saliendo de la puerta de pago de Chipinque a las 5:31 Hrs. llegando venturosamente a la Ventana a las 8:20 de la noche, después de 12 minutos de descanso regresamos al punto de partida ya un poco cansados pero todavía con muchos ánimos de llegar y siendo exactamente las 10 de la noche y 22 minutos cuando llegamos los cuatro, uno tras otro con la formación de nuestra primera salida, hicimos un total de 5 horas 8 minutos en esta ascensión que sumando el tiempo hecho en las otras dos da un total de 14 horas 32 minutos (una verdadera proeza para nosotros).

Fuimos calurosamente felicitados por varios miembros del Club que esperaban nuestra llegada, entre ellos Roberto Blanco quien nos acompañó en todos los puntos de partida y quién fue el que más nos animó en esta dura prueba.

Ya con el triunfo en la bolsa regresamos a Monterrey a la casa de don Román Aguirre q.e.p.d. quien nos obsequió un sabroso refrigerio, en el transcurso del mismo comentamos nuestra modesta hazaña y todo lo que nos había pasado, pudiéndose decir que fue una prueba a la que nos sometimos, bastante dura, y al haber hecho ese tiempo fue una hazaña para nosotros mismos.

Poco después al ser conocida la Trilogía de Montañas fuimos premiados con una COPA, regalo especial de la casa Bremer para los mejores deportistas de la semana, la cual nos fue entregada por el Sr. José A. Reyna, cronista deportivo de uno de los diarios de la localidad, la COPA se guarda en las vitrinas del Club como un Trofeo muy preciado para todos nosotros.

Gracias
La resolución de su pantalla es demasiado estrecha para la visualización correcta de la página web.

Intente utilizar su dispositivo horizontalmente.